Los orígenes de Photoshop
avatar

Photoshop historia

Photoshop historiaPhotosphop, ese programa informático que todos conocemos. Por una u otra razón, todos sabemos de lo que hablamos cuando escuchamos el nombre de esa “tienda de fotos”. Sin embargo, pocas veces nos hemos planteado cuáles son los curiosos orígenes de uno de los software más extendidos del mundo.

¿A que nunca os habríais planteado ninguna similitud entre el Tetris y Photoshop? Pues, curiosamente, la hay. Ambos emergieron de las mentes de dos jóvenes estudiantes en la década de los ochenta.

Corría el año 1987, la fotografía digital daba sus primeros pasos y los más visionarios auguraban un futuro en el que el carrete daría paso a una pequeña tarjeta. El estudiante de doctorado Thomas Knoll comenzó entonces a indagar la todavía poco conocida técnica de procesamiento de imágenes digitales como trabajo de tesis.

Lo que Thomas no podría imaginar entonces es que el fruto de su tesis, un programa llamado Photoshop-disketteDisplay capaz de reproducir imágenes en la pantalla a base de tramas de grises, se convertiría en lo que hoy en día es Photoshop.

En su camino fue inestimable la ayuda de su hermano John, quien trabajaba en la empresa de efectos especiales de George Lucas y poseía amplios conocimientos informáticos. Gracias a su colaboración Display contaba con versiones cada vez más complejas, amplió el número de formatos de ficheros gráficos que podía leer y escribir e incluso logró trabajar en color. El germen del que luego sería Photoshop ya permitía realizar selecciones, niveles, balance de color  y ajustes tonales.

Un año más tarde Display, ya renombrado Photoshop debido a un problema de marcas, estaba al alcance de quien quisiera comprarlo, primero de la mano de una empresa de escáneres, después Adobe apostó fuertemente por ella.

De esto han pasado ya 25 años y el programa de los hermanos Knoll es trece versiones más viejo (22 si contamos las .1, las .5 y la versión Express). Seguramente, cuando sus creadores lo lanzaron a la luz no podían imaginar que fuera a experimentar un éxito tal hasta convertirse en un programa imprescindible para muchos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *