Conoce la interfaz de Photoshop
avatar

Interfaz-1

Para manejar bien un programa informático es muy importante conocer qué es cada una de las cosas que nos ofrece. Algo fundamental es saber qué significan cada uno de los menús y opciones que aparecen en su aspecto, es decir, su interfaz.

Según la RAE, la interfaz es la “conexión física y funcional entre dos aparatos o sistemas independientes”. En términos de software, es la parte de un programa que permite el flujo de información entre un usuario y la aplicación, y está constituida por un conjunto de comandos y métodos que permiten estas intercomunicaciones.

Veamos cómo está dividida la interfaz de Photoshop. La barra superior ofrece tres apartados diferenciados. En la barra de menús se encuentra todo lo que se puede hacer con Photoshop. Está compuesta de varias secciones: archivo, edición, imagen, capa, selección, filtro, análisis, 3D, vista, ventana y ayuda.

 Interfaz-1

Al lado está la barra de herramientas de navegación y visualización, que permite abrir Bridge, ver las guías del documento, mostrar una cuadrícula que divide el archivo en zonas y esconder o extraer las reglas. También puedes seleccionar el porcentaje de zoom con el que visualizar el archivo, determinar cómo verás los diferentes documentos abiertos y escoger la manera de ver la pantalla: modo estándar, pantalla entera con barras de menú o pantalla entera.

En la parte inferior a esta barra encontramos el panel de control, donde podemos ver las opciones que ofrecen las herramientas con las que trabajemos. Es un panel interactivo que cambia en función de la herramienta utilizada.

Estas herramientas se encuentran a la izquierda de la interfaz. Las herramientas son las posibilidades que nos ofrece el programa para manipular la imagen. Algunas tienen un triángulo negro abajo a la derecha: eso significa que hay más herramientas ocultas cuya funcionalidad guarda relación con la que se muestra.

Interfaz-2

Para desplegar estas herramientas tenemos tres maneras: con una pulsación prolongada sobre la herramienta, con el botón derecho del ratón o pulsando la tecla Alt al tiempo que hacemos clic con el ratón. Haciéndolo de esta última forma se cambiará directamente entre una herramienta y otra sin pasar por el desplegable.

Debajo de la barra de herramientas podemos ver dos cuadrados grandes. Estos hacen referencia a los colores frontal y de fondo que tenemos seleccionados. Los cuadraditos más pequeños que aparecen arriba a la izquierda resetean los colores frontales y de fondo a blanco y negro, lo que también se puede hacer con la tecla D. A su izquierda, la flecha permite conmutar el color frontal y el de fondo, o cambiar uno por otro. Esto podemos hacerlo pulsando la tecla X.

A la derecha de la pantalla aparecen diversas ventanas, si bien puedes abrir o cerrar las que necesites usar desde la opción “ventanadel menú. También puedes tener estos paneles en iconos o expandirlos. Para cambiar entre un modo de visualización, simplemente haz clic sobre las flechas dobles que figuran en la parte superior derecha de las ventanas.

También puedes organizarlas como te resulte más cómodo: agruparlas o dejarlas fuera de cualquier grupo. Para sacarla de un grupo, pincha sobre su pestaña y arrástrala fuera; haz lo mismo para llevarla dentro de un grupo, poniéndola en los espacios libres que quedan a la derecha.

Personalmente, para trabajar con las fotos siempre tengo visibles las ventanas de historia, histograma, información y acciones en el grupo superior; ajustes y máscaras en el del medio y capas y canales en el inferior. Una vez hayas configurado tu espacio de trabajo, puedes guardarlo en ventana – espacio de trabajo – guardar espacio de trabajo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *