Edición no destructiva(I): Las ventajas de las capas
avatar

EdicionNoDestructiva(I)_1

Las ventajas de las capas. Cuando trabajamos con una fotografía en Photoshop, por muy seguros que estemos de lo que hacemos, siempre conviene conservar la imagen original, previa a la aplicación de todos los ajustes. Para hacer esto, la mejor manera es trabajar con capas, máscaras y capas de ajuste. En esta serie de artículos intentaré contar este procedimiento.

Para comenzar, hay que tener bien claro que las capas son una de las herramientas principales que hay que dominar a la perfección para poder trabajar eficientemente con Photoshop. Las capas son, digamos, una sucesión de ajustes, correcciones y, en definitiva, componentes, todos ellos independientes que conforman el aspecto final de una imagen o un fotomontaje.

Así que las capas no sólo resultan básicas para corregir tus fotografías, sino también para realizar cualquier tipo de grafismo, edición o montaje gráfico. Y podemos decir que prácticamente todos los programas de diseño gráfico, al menos sí todos los avanzados, trabajan con este mecanismo.

Cualquier ajuste que apliques sobre una capa se aplicará sólo sobre esa capa. El conjunto final de todas las capas con todos los componentes de dichas capas conformará la imagen final ya trabajada o editada. Es decir, al superponer todas las capas se obtendrá el diseño completo de la imagen.

Al trabajar con capas se aplican los ajustes solo sobre las capas y no sobre la imagen original, y esto tiene muchas ventajas. Para empezar, conservaremos siempre la fotografía de la que partimos y todos los datos que guarda este archivo. Por lo que siempre, hagamos lo que hagamos, podremos volver atrás si el resultado final no termina de convencernos.

Además, se puede operar sólo sobre una parte de la imagen sin alterar las otras. Esto es muy útil porque la mayor parte de las veces hay que aplicar un ajuste sobre una zona y otro sobre otra, sin que ninguno afecte a otras partes de la imagen que no queremos modificar con dicho ajuste.

EdicionNoDestructiva(I)_1Por ejemplo, en una imagen en la que haya mucha diferencia lumínica, si bien ambas partes deben estar correctamente expuestas puede ser que una tire más hacia la subexposición y otra hacia la sobreexposición. En este tipo de fotografías, lo que querremos será aclarar la parte más oscura y oscurecer la más clara para que todo quede equilibrado. De esta forma, aplicaremos una capa para cada ajuste, sin que dicho ajuste afecte a la otra parte de la imagen.

También podremos alterar el orden de las capas, de forma que tenemos la posibilidad de cambiar el posicionamiento de cualquier componente de la imagen. Esto es especialmente útil en la fotocomposición, dado que siempre tendremos que tener presente que la capa posicionada más arriba en la paleta de capas tapará las que están por debajo suya si alguna de sus partes coinciden.

EdicionNoDestructiva(I)_2

Otra de las aplicaciones es la de crear efectos sobre las capas de manera independiente. Si bien ahondaré más sobre este tema en otro artículo, conviene aclarar que estos estilos de capa son diferentes ajustes que se aplican a las capas que guardan objetos o textos, de manera independiente. Por ejemplo, podremos poner de esta forma una sombra, un relieve o un efecto 3D.

EdicionNoDestructiva(I)_3

En definitiva, el trabajo con las capas tiene una utilidad primordial en Photoshop y conocer correctamente su funcionamiento es imprescindible para trabajar con este programa de edición gráfica. Por eso, esta serie de artículos está encaminada a profundizar en un procedimiento realmente importante. No te pierdas las próximas entregas si realmente quieres aprender a manejarlas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *