Cómo Photoshop puede encumbrar (o arruinar) carreras
avatar

ComoPhotoshop_1

Recientemente los periódicos de todo el mundo se hacían eco de una mujer que, gracias a sus  conocimientos de Photoshop, logró dar un impulso hasta el estrellato a su carrera. Pero tan al estrellato que acabó por estrellarse.

Se trataba de Shirley Hornstein, una estadounidense que en cuestión de días pasó de ser una total desconocida a figurar en la lista Forbes de las 40 personas más influyentes en materia de tecnología de Silicon Valley, la zona sur de la bahía de San Francisco.

Posiblemente muchos  ya conozcáis la historia. Esta mujer comenzó a publicar en todas sus redes sociales montajes en los que estaba acompañada de actores, músicos y gurús muy conocidos, como Justin Timberlake y el cómico y actor Andy Samberg. Gracias a esto logró entrar en las más selectas fiestas, y acceder a la cúspide del mundo de los inversores y empresarios. Se definía a sí misma como inversora de películas de Hollywood. Tan bien le salió la jugada que su nombre figuró en una lista Forbes, esas listas de las personas más influyentes publicadas por la revista homónima y despertadoras de gran expectación en el mundo de los negocios.

ComoPhotoshop_1

Le esperaba una vida de éxito y fama. Pero el dinero fácil, la fama rápida, no llega a buen puerto. Y menos cuando es resultado de un engaño, de una manipulación. Así que la tortilla dio la vuelta y todos supieron, a raíz del Fondo Sean Parker, que todo esto no era más que una farsa. Shirley llegó demasiado lejos y publicó que tenía un proyecto común con el gurú de Silicon Valley, Sean Parker, hecho que rápidamente desmintieron.

Y ahí quedó la historia. Historia que no es más que una anécdota para lo que a nosotros nos incumbe, pero que sin embargo puede hacernos reflexionar sobre el arma de doble filo que es Photoshop. Podemos hacer maravillas con él, ganarnos la vida con él y llegar a despegar nuestras carreras y ser alguien reconocido por nuestro trabajo.

Pero hay formas y formas de hacer las cosas. Si este despegue se debe a la calidad de lo que hacemos, a que somos buenos y punto, entonces, ¡enhorabuena! Pero esto supone el fruto de muchas horas de trabajo, esfuerzo y dedicación. Y ésta es la única manera de lograr una reputación y un reconocimiento sólidos y válidos.

Con todo esto quiero transmitiros que hay que tener muy presentes los límites de Photoshop. Un fotomontaje  debe dejar claro que se trata de eso: de una manipulación de la realidad, no de la realidad en sí misma.

Para terminar, me gustaría presentaros también, para aquellos que no lo conozcáis, el caso de una fotografía del fotoperiodista Brian Walski, que trabajó en el diario Los Ángeles Times durante cerca de 15 años. Una imagen de portada de un día y de motivo de despido el día siguiente. Esta supuesta fotografía fue tomada en el año 2003, en las afueras de Basora, cuando un soldado británico custodiaba a un grupo de iraquíes apuntándoles con un arma mientras un padre se levantaba con un hijo en brazos.

ComoPhotoshop_2Sin embargo, días después Los Ángeles Time publicaba el despido de Walski, quien llevaba en la plantilla del diario desde 1998. Este fotógrafo unió en Photoshop dos fotos para lograr una mejor compuesta y  con más fuerza. Realmente, cualquiera de las dos imágenes reales tienen gran valor periodístico y fotográfico, y un intento de mejorar una composición supuso para este fotógrafo el fin de una carrera labrada durante muchos años. ComoPhotoshop_3


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *